Apuntes de la categoría: Apuntes de poder

Facción y partido.

Fecha: 23 de agosto de 2021 Categoría: Apuntes de poder Comentarios: 0

El colmo del éxito de quien toma el poder por asalto, o casi: lograr que su facción se convierta en un partido nacional.

Tres etapas

Fecha: 23 de agosto de 2021 Categoría: Apuntes de poder Comentarios: 0

Tres etapas del poder:

  1. El revolucionario o reformista.
  2. El líder casi militar, que toma decisiones terribles para conservar el impulso revolucionario o reformista.
  3. El príncipe benévolo que intenta moderar al poder con las formas propias del equilibrio.

Lo importante es advertir que  las tres etapas son recorridas con soltura por el mismo individuo.

Ductibilidad

Fecha: 23 de agosto de 2021 Categoría: Apuntes de poder Comentarios: 0

Se adjudica al hombre de poder hipocresía, pero eso es resultado de la visión simple del que analiza las cosas lejos del poder. En realidad hay poca hipocresía. Muchas actitudes circunstanciales son ciertas y reflejan la íntima personalidad. El problema es que cambian las circunstancias y el ser de poder debe ser dúctil frente a ellas. Es parte de su íntima personalidad la adecuación.

El mal menor

Fecha: 23 de agosto de 2021 Categoría: Apuntes de poder Comentarios: 0

Cuando se asoma la anarquía, la degeneración del orden democrático, aparece el fantasma del cesariato, la sombra de Augusto. Después de todo el despotismo, incluso la dictadura, en tales circunstancias suenan aceptables, casi un mal menor. La libertad no es tan apetecible cuando se pierde el orden que le da sustento.

Lo que permanece

Fecha: 23 de agosto de 2021 Categoría: Apuntes de poder Comentarios: 0

Al estudiar un periodo histórico de cambio, sea cual sea, brota una certeza: algunas personalidades se sostienen, como si transitaran con facilidad de un escenario a otro. Son seres en lo individual o familias de poder, sea en lo económico, lo político o incluso lo cultural. Son algo tangible, más allá del nombre que se le dé al cambio. Al revisar momentos críticos es muy fácil caer en la retórica del cambio y apostar por el estudio de las formas, llámense como se llamen desde la teoría política o constitucional. Lo que subsiste es el poder, revestido de formas distintas. Quizás el gatopardismo sea la doctrina válida para remojar los dedos en las entrañas del análisis. Pero ni siquiera el gatopardismo es suficiente para explicar las cosas, pues al final es una táctica, una actitud: aquí es simplemente una continuidad natural.