Apuntes de la categoría: Eso que brota

Destinos

Fecha: 19 de noviembre de 2019 Categoría: Eso que brota Comentarios: 0

A veces las palabras se elevan,
se entrelazan con el viento,
vaporosas,
se sienten nube un momento
y luego se disipan.

Con el tiempo se vuelven polvo,
enrarecen,
acumulan,
y al final descienden en algún lugar.

Otras veces se quedan cortas,
entonces se humedecen al brotar.

Es cuando las palabras se vuelven lágrimas,
caen a plomo al mismo suelo
donde las otras,
las esquivas,
las que soñaron con ser nube,
tarde o temprano llegarán.

Así las cosas…

Fecha: 3 de noviembre de 2019 Categoría: Eso que brota Comentarios: 0
El poder de lo que pasa,
de lo que sucede sin ti,
es impresionante.
Debes anclarte,
sujetarte como puedas,
atornillarte a donde estás,
para que el flujo de las cosas no te arrebate.
A menos (claro)
que quieras dejarte ir,
arrojarte a la corriente,
desprenderte.
Pero créeme
(es la experiencia propia),
sé que ese remolino no te llevará a donde deseas.
El flujo lo hizo otro
y atrae a los que gustan pasar,
a los que van raudos sin mirar,
a quienes olvidan a dónde van.
No sé tú
pero a mi me gusta anclarme,
sujetarme como puedo,
atornillarme a donde estoy,
mirar a lo que pasa,
sin dejarme impresionar,
para luego decirle al viento hacia dónde debe soplar.

Dos ríos

Fecha: 19 de septiembre de 2019 Categoría: Eso que brota Comentarios: 0

Dos ríos corren en mi. Uno es lento, tanto que aletarga. Cuando quiero salir del ritmo cotidiano, me asomo al río que fluye con calma y pierdo la razón de la prisa. Si quiero apretar el paso, descomponer al mundo, me alejo de ese río imperturbable que no quiere darse prisa y me arrojo al otro, al del bullicio, al tortuoso, al que no tiene piedad, al que sólo avanza por el cauce que le da la gana.

Dejarse caer

Fecha: 11 de septiembre de 2019 Categoría: Eso que brota Comentarios: 0

Esta noche no leeré,
me dejaré caer entre tus dedos.
Buscaré pasos,
no letras.
Intentaré el silencio
sin decirme pensamientos
y volveré a mis sueños
mientras duermes.

Acordes

Fecha: 27 de agosto de 2019 Categoría: Eso que brota Comentarios: 0

Algunos acordes de tu piel

suenan a condena.

Me hunden, inconsolable.

―Desearía no escucharlos―

Otros, los discordantes,

son pecaminosos,

animan la inmersión.

―Desearía ensordecerme

con ellos―

Cada rasgueo de tu piel

suena a lo mismo

mientras te escucho.