Ayer

Fecha: 11 de abril de 2020 Categoría: Eso que brota Comentarios: 0

Ayer llegó una tormenta de pétalos y estornudé con furia, como si fueran gotas frías.

(alguien dirá que es alergia, pero sólo estornudo por cosas que valen la pena)

Ayer las personas corrían, como buscando refugio, pero yo caminaba lento, con indiferencia.

(no sé la razón de eso: sólo ocurría)

Ayer el mundo temía, pero yo estaba allí, inalterable, mientras todo pasaba.

(no es valor, insisto, más bien una forma de indiferencia)

Ayer pude decir de otro modo las cosas, cuando valía el momento, cuando importaba…

(pero eso ocurre siempre: me corrijo lo dicho cuando ya fue dicho y no pueden recomponerse las palabras habladas)

Ayer dije de nuevo “lo siento”, pero debo aprender que no siento nada.

(me gustaría sentirlo, aclaro, pero ya me conozco muy bien y en realidad sólo lo digo por decirlo)

Ayer, en suma, pudo ser tanto, pero lo dejé en suspenso y con ello llegó la nada.

(quizás debería, entonces, volver a intentarlo mañana)

Compartir en

Deja tu comentario