Ese afán de menospreciarnos

Fecha: 1 de diciembre de 2017 Categoría: Atisbos Comentarios: 0

A partir del sismo se propagó («viralizó», dicen) un curioso apunte («post») sobre la ejemplar conducta japonesa ante un reciente sismo. A mí me llegó unas seis veces en distintos grupos de amistades por WhatsApp. Quizás esa publicación cuente con un buen fundamento, pero la rapidez con que se difundió me hace sospechar que afecta nuestra tendencia nacional hacia el menosprecio. En efecto, los mexicanos —los latinoamericanos en general— padecemos de cierta obsesión por subestimarnos, al mismo tiempo que elevamos las cualidades supuestas o reales de otras naciones, como en este caso.

¿Que los japoneses son maestros de la calma? Recordemos que son especialistas en el cine de desastre y siempre retratan a multitudes desgañitándose mientras huyen de tsunamis, sismos y Godzilla.

¿Que no se perciben entre los japoneses, en los momentos críticos, ni malas palabras ni gestos rudos? Bueno, quizás el que los estaba viendo no sabe japonés y por tanto no entiende esas malas palabras. En cuanto a los gestos rudos, debe recordarse que resulta muy difícil apreciarlos en una cultura y una fisonomía distintas a la propia, como lo sabe cualquier psicólogo o estudioso de las culturas.

¿Que los japoneses mostraron ser extraordinarios arquitectos porque ningún edifico se cae allá? Dios, les falta revisar la historia de los sismos japoneses. Hace poco vi un documental sobre un tsunami. Se criticaba allí una construcción dedicada a salvar vidas en este tipo de fenómenos, que fue inútil y no pudo salvar ninguna, precisamente porque se derrumbó.

¿Que mostraron una gran moderación en los reportajes? Claro, eran reportajes y por tanto un producto creativo que refleja lo que desea el director. Aquí podríamos ordenar que se elaboren cientos de reportajes sobre la solidaridad cívica, apartando nuestra vista de los malos ejemplos. Quien los vea pensará que somos una nación de héroes (y quizás esa afirmación tenga mucho de verdad).

¿Que en Japón nadie se va a la calle a pedir dinero en los momentos adversos, ni siquiera cuando quiebran en sus negocios? Quizás eso sea cierto, como también puede ser cierto que allá se suicidan más en estos casos. Es un asunto de cultura y circunstancia.

En fin, los japoneses podrán tener otros rasgos culturales y mi respeto para ellos, pero aquí no están tan mal las cosas. Tenemos individuos de bajo espíritu, cierto, pero otros lo poseen muy elevado, como se demuestra en la reacción cívica frente al desastre.

Compartir en

Deja tu comentario