Buen viaje Don Carlos…

Fecha: 26 de agosto de 2014 Categoría: Casa de Empeños Comentarios: 0

Hace algunos años, el PRI eligió al licenciado Carlos de la Madrid como su candidato a la presidencia municipal de Colima. En la misma convención, celebrada en el viejo edificio del Jardín Juárez o de La Concordia, donde hoy se ubica el Archivo General del Estado (bajo mi actual responsabilidad), el PRI me designó como candidato a presidente municipal suplente, un cargo honorífico con pocas oportunidades para convertirse en una realidad, pues en caso de ausencia del presidente en funciones el cabildo puede designar a cualquier de los integrantes (regidores o síndico). Sin embargo, para mi edad (representaba al  Frente Juvenil Revolucionario en el municipio de Colima y contaba con unos 19 o 20 años) era una gran oportunidad, sobre todo curricular. Sin embargo, previo al registro ante las autoridades electorales mi cargo se perdió y fui sustiuido, debido a una negociación de última hora con un sindicato. Yo estaba muy molesto y decepcionado, pero el candidato me pidió acudir a su casa, en Calzada Galván, y me invitó a seguir en su planilla como regidor suplente. Yo no acepté en un inicio, pero me convenció de hacerlo. Me dijo (palabras más, palabras menos) que en política no se nos permite elegir, que alguien nos elige y que debemos aprovechar las oportunidades. Carlos de la Madrid no era elocuente, usaba pocas palabras, pero lo que me dijo me pareció muy razonable. «Este es el oficio que elegí y debo aprenderlo de los que saben más que yo», me dije. Entonces acepté y fui regidor suplente en su planilla. Con los años siempre me trató de forma amable, aún cuando nunca participé en su gobierno, ni en el municipal ni en el estatal, pues después de la presidencia de Colima alcanzó la gubernatura del estado. Nunca fué mi jefe, vamos, pero siempre le guardé respeto, en especial por aquella historia que compartimos y aquella breve lección que nunca olvidé y que me sigue ayudando a elegir rumbo en los momentos difíciles. Buen viaje don Carlos…

Compartir en

Deja tu comentario