El observador que observa a un observador ensimismado y es observado al mismo tiempo…

Fecha: 6 de julio de 2018 Categoría: Historias al pasar... Comentarios: 0
Paseaba por el campo. Descubrí en medio de un potrero a un hombre que miraba al cielo. Tanto lo miraba, casi inmóvil, que quise saber lo que miraba. Arriba no se veía algo digno de mención: si acaso algunas tímidas nubes, pero el hombre seguía atento a lo que allá ocurría. Pensé en algunas opciones:
 
a) Es un sabio que cuestiona los principios del universo o dilucida algún enigma de la física.
 
b) Es un hombre preocupado por su circunstancia y mira al cielo, en un involuntario gesto por descubrir su destino escrito en las alturas.
 
c) Es un meteorólogo que intenta el pronóstico del clima a «ojo de buen cubero».
 
d) Es un zoólogo estudiando a un ave de rapiña que yo no alcanzo a descubrir.
 
e) Es un simple mortal en un momento de estupidez que deja perder su mirada sin sentido y se abandona al momento.
 
f) Es un fatalista que espera que caiga un meteorito que vuelva a destruir la vida sobre la faz de la Tierra.
 
g) Es un apasionado de los ovnis que espera, optimista, que aparezca alguno de repente.
 
Estaba por anotar más opciones cuando descubrí que alguien me miraba, desde lejos. De seguro se preguntaría lo que hace un hombre de mediana edad mirando obsesivo a otro hombre que mira al cielo a la distancia. Me di cuenta que yo también podría ser una de tantas alternativas. Entonces me dio miedo y me fui rápido de allí, antes de ser clasificado.
Compartir en

Deja tu comentario