Impertinencia 1

Fecha: 17 de junio de 2019 Categoría: Historias al pasar... Comentarios: 0

Paseaba por Delhi. En un rincón alejado del ajetreo descubrí a un asceta ataviado con un ropaje blanco. Parecía concentrado en algo profundo. Su cuerpo, si bien relajado, conservaba la posición del pensamiento (tipo Kalimán, para que me entiendan). Sentí que estaba por alcanzar un secreto profundo, una íntima celebración, quizás la iluminación definitiva. Presentí ser el testigo de un momento mágico. Me acerqué a él. Lo tomé de los hombros y lo sacudí frenético. El tipo abrió los ojos aterrado. Lo miré y le pregunté, casi a gritos, qué era lo que pensaba. Pareció sorprendido. Me miraba, pero seguía sin articular palabra alguna. Me di cuenta de que venía viajando desde muy lejos, desde donde tenía colocado a su espíritu, rompiendo en su caída los muchos universos que había cruzado con esfuerzo. Cuando por fin llegó ya me había ido. Yo era un turista y no tenía todo el día para esperar su respuesta.

Compartir en

Deja tu comentario