5

Fecha: 14 de junio de 2010 Categoría: Miniwebstern Comentarios: 0

Quedaba un poco de luz y logré verlos a lo lejos. Jinetes al atardecer. Sombras cabalgando. No distinguía sus rostros, pero era fácil suponer sus intenciones: los que cabalgan hacia mí quieren muerte. Preparé mi rifle y apagué las luces. Sólo quedaba esperar si aquella muerte sería la mía, la de ellos o la de otros. Por el galope pausado y las ganas de ser vistos, intuí que aquellos querían la de otros, pero eso no se sabe hasta que las sombras llegan y hablan.

Compartir en

Deja tu comentario