Apuntes

Apuntes por categoría

Decálogo contra el odio

Fecha: 27 de abril de 2022 Categoría: Apuntes de poder Comentarios: 0

En los últimos años se multiplicó el odio entre los mexicanos.

 

Es un odio que se expresa en violencia verbal, una violencia que se vuelve física a la menor oportunidad.

 

Debemos hacer algo por detener ese oleaje antes que lastime más a nuestra sociedad, de por sí bastante afectada por la inseguridad, las desapariciones, los atentados contra mujeres y las guerras entre grupos delictivos.

 

No alentemos ese odio. Mejor cerrarle el paso.

 

Algunos podrán salir ganando con el odio, pero siempre saldrá perdiendo la sociedad.

 

Por eso, en lugar de difundir motivos de rencor y división hagamos algo por moderar el tono bélico y fomentar nuevas oportunidades para la concordia.

 

No se trata de que estemos de acuerdo en todo, sino que el desacuerdo no sea aliciente para el odio.

 

Pensando en eso escribí este pequeño decálogo cuyos postulados esenciales pongo en práctica personal desde hace años.

 

Eso es fácil de comprobar: nadie podrá encontrar en mis publicaciones algo que implique fomentar la desunión, incitar al odio o promover la rencilla.

 

Les invito a que lo adoptemos y lo multipliquemos. Ojalá puedan ayudarme a difundirlo.

 

Quizás sirva de algo.

 

Abrazos y gracias.

 

Decálogo contra el odio

 

1.-        Las convicciones personales no pueden usarse para denigrar, menospreciar o lastimar las convicciones de otros.

 

2.-        Las ideas son las importantes, no las ideologías. Las ideas pueden compartirse, discutirse y perfeccionarse. En cambio, las ideologías buscan partidarios y secuaces.

 

3.-        Es válido participar en una discusión o debate, pero con argumentos claros y sin obstinarse en ganar de cualquier forma. El pensamiento debe ser flexible, no impositivo.

 

4.-        Las opiniones agresivas en las cuentas de Twitter, Facebook o lo que sea, resultan injustificables. Hagamos de las redes sociales un vehículo para la información, la reflexión y la convivencia, no para incitar al odio.

 

5.-        Clasificar a las personas es barbarie. Los seres humanos son más complejos que su opinión o actitud circunstancial y no es legítimo encasillarlos.

 

6.-        El rencor o resentimiento personal, así se considere justificado, no es pretexto para buscar culpables y atacar a los demás.

 

7.-        Multiplicar o difundir lo que otros dicen de alguien implica instigar al odio. Es fácil creer lo malo que escuchamos, pero eso nos hace víctimas de la manipulación.

 

8,-        Evitar la provocación de quienes desean involucrarnos en pleitos personales o campañas de difamación. Si alguien quiere expresar rencor que lo haga solo.

 

9.-        Mirar los sucesos políticos con perspectiva y análisis, no con apasionamientos insensatos que nos lleven a odiar al que piensa u opina diferente. Recordemos que las bajas pasiones son la derrota de cualquier posición política.

 

10.-      Todo lo que implica un afán competitivo debe ser analizado como algo circunstancial ―un tanto apasionado y un tanto divertido, si se quiere― pero no como la esencia de la vida.

El síndrome de Los Adorables

Fecha: 29 de noviembre de 2021 Categoría: Atisbos Comentarios: 0

Con los años aprendí a observar un tipo de personalidad adorable, pero a la vez muy dañina. No la estudio a profundidad todavía, así que este apunte es el resultado de la observación y la valoración instintiva, no de criterios con validez científica. Me animo a compartirlo pues existen perfiles derivados de la experiencia clínica que, si bien no alcanzan un término científico y siguen sin contar con criterios diagnósticos claros, son usuales y aceptados, por ejemplo, el llamado “Síndrome de Peter Pan” (personas con un desfase patológico entre su edad cronológica y su edad emocional).

 

En este caso propongo llamarlo “Síndrome de los Adorables”, a falta de un nombre mejor. Quise nombrarlo en un principio “Síndrome de la Princesa o el Príncipe de Cuento de Hadas”, pero ya existe algo similar y no encaja en lo que yo quiero compartir. Vayamos pues…

 

Algunas personas se muestran amorosas y maravillosas, adorables pues. Mujeres y hombres con este síndrome ofrecen una imagen de equilibrio, por lo general presumen de practicar alguna técnica oriental e incluso participaron en cursos relacionados con la psicología, el autoconocimiento o disciplinas similares.

 

Estas adorables y estos adorables se muestran muy activos en redes sociales, donde comparten temas que parecen extraordinarios: bellos amaneceres, viajes apasionantes, pensamientos positivos, mensajes de paz, reflexiones teológicas, en fin. Parecieran vivir en un equilibrio perfecto, compartiendo mensajes almibarados donde aparece muchas veces la palabra amor.

 

En efecto, es como si derramaran amor todos los días y con cualquier pretexto, lanzando buenaventuras al universo y regocijándose con los pájaros, gatos y todo tipo de animales. Aquí podemos recordar a esas princesas del cine de hadas, cantándole a los pajarillos y los ratones.

 

Por desgracia, a veces orientamos nuestros esfuerzos hacia el lado contrario de nuestra psique. Es decir, presumimos lo que no poseemos. Es como si gritáramos “al ladrón, al ladrón”, mirando hacia otro lado, sabiendo que los ladrones somos nosotros.

 

En este caso, las adorables personas, cuando se relacionan con otras, generan una relación efímera y muy circunstancial que deja por allí muchos corazones rotos. Hablan mucho del amor, pero no saben prodigarlo ni conservarlo.

 

Son personas que parecen cambiar de pareja a cada momento. Emocionan al incauto o la incauta y le hacen creer que son la pareja soñada, para después, con cualquier pretexto, terminar su relación, brindando explicaciones convencionales o incluso adjudicando la culpa a la otra persona. Un día pueden jurar amor eterno y al siguiente ya tienen serias dudas sobre esa relación.

 

Al parecer son personas que en realidad quieren pasar bien el momento y nada más. Para ellas o ellos lo ideal son los llamados “amores de verano”, es decir, romances de unos pocos días o incluso semanas, que concluyen con la temporada y les dejan en libertad el resto del año, sea por la ocasión, el momento o la distancia. Es decir, lo ideal es lo efímero, lo que no durará.

 

Otro rasgo es que no aportan un mínimo de compromiso o fidelidad. Por lo general mantienen muchos romances potenciales en distintos grados de involucramiento, para lo cual utilizan a plenitud las redes sociales, los mensajes de WhatsApp o canales similares. Cuando terminan un romance ya tienen otros en lista de espera para saltar a la aventura.

 

Por lo general son personas atractivas o muy cuidadosas de su imagen exterior y ya pasaron por dos o tres matrimonios o parejas estables (más muchas más de naturaleza inestable o poco duradera).

 

A veces tienen hijos y si bien cuidan ofrecer una imagen de buenos padres o buenas madres (la imagen es muy importante para ellos y ellas), en general derivan la responsabilidad de la crianza a la expareja, a los padres o a los exsuegros. Prefieren verse un ratito con los hijos, compartir imágenes de felicidad familiar por redes sociales y luego desentenderse.

 

No me gustaría estigmatizarlos. No son malas personas y no deben ser señalados. Quizás sólo están buscando llenar algún vacío emocional en sus vidas, pues (como se sabe) muchos trastornos o conductas patológicas tienen un origen similar: un vacío que se quiere llenar de alguna forma.

 

Sólo es prudente, en caso de toparse con las y los adorable, no caer en sus juegos, pues los efectos emocionales suelen ser muy duros, a juzgar por lo que he observado en muchos años.

 

Por otra parte, éstas y estos adorables no cambiarán, pues su juego es placentero y por lo general se salen con la suya. Cuando algo es placentero no es motivo para ir a la terapia y en todo caso los que necesitan ir, después de pasar por sus garras, son sus parejas ocasionales.

 

Un amigo psicólogo me comenta que estos rasgos encajan con algunos trastornos plenamente identificados, como el Histriónico, pero no estoy seguro de eso. Creo que hay características distintas. Ya lo descubriremos.

 

Aún es prematuro explorar cuáles son las causas de este perfil, pero eso lo iré intentando concretar con más estudios. Tampoco estoy seguro totalmente de que exista: sólo es lo que miro por allí.

 

El reacio al cambio

Fecha: 11 de noviembre de 2021 Categoría: Recetario del fracaso Comentarios: 0

Cuando conocí a este ingeniero hacía maravillas con pocas cosas. Era un apasionado de la difusión de la ciencia y recorría escuelas primarias realizando experimentos para niñas y niños. Cargaba para todos lados una caja con materiales que en otras manos habrían sido inútiles: esferas de un material espumoso, lápices de variados colores, ligas, botones y cosas así. Con ese material rústico explicaba principios generales de física y hacía brillar la chispa de la creatividad en las aulas por las que pasaba. Un día logré el sueño de impulsar la construcción de un museo de ciencia y tecnología, donde se disponía de material de robótica y distintos juegos tecnológicos, así como un planetario y un observatorio. Pensé en este gran divulgador para coordinar actividades allí y, en algún momento, para dirigir a la naciente institución. Para mi sorpresa el ingeniero no estuvo interesado. A los pocos días fue a pedirme que lo regresara al viejo programa de recorridos escolares. Alegaba que allí no tenía con qué trabajar. Le expliqué que era una gran oportunidad para hacer lo mismo que hizo durante muchos años, pero con el respaldo de una institución especializada. No lo logré. Cuando fue posible regresó al trabajo que le gustaba: enseñando ciencia con pocos materiales a la mano. Quizás era feliz así.

Mollera hundida

Fecha: 11 de noviembre de 2021 Categoría: Eso que me digo Comentarios: 0
Ayer se me hundió la mollera por un susto del que no quiero contarles. Fue un hundimiento aparatoso: bien cabría una pelota de golf en la parte más alta de mi cabeza. Fui al médico. Me examinó con cuidado y me prescribió una dieta estricta de abundantes minerales y calcio para conseguir la “re-osificación”, según me dijo. También me recomendó usar sobrero o alguna cachucha. Le dije que no acostumbrada eso, pues la verdad tengo la cabeza muy grande y es difícil encontrar algo que se ajuste con cierta comodidad.
―Pues si ―me dijo―, pero si no se cubre el hueco puede quedar agua residual cuando se bañe y con el agua estancada se anidarían mosquitos. Tuve un paciente así. Su cabeza olía muy mal porque los “maromeros” lo agarraron de alberca ambulante.
Eso me preocupó mucho. Los moquitos son muy molestos y debe ser incómodo tenerlos revoloteando en la cabeza. Me horrorizó, también, tener agua putrefacta tan cerca de mi nariz pues son muy sensible con los malos olores y no se puede olvidar el tema del dengue: en un descuido me convertiría en un propagador de enfermedades en mi casa y por todo el barrio. Le pregunté si no habría otra opción. El doctor lo pensó unos momentos y luego me sugirió aprovechar el hueco para plantarme un poco de pelo.
―Esto puede ser una oportunidad amigo mío. Podría plantar allí un buen matorral que después se propagaría al resto de la cabeza.
Le dije que no sabía que el pelo se propagara así. Me respondió que la ciencia está logrando avances muy importantes al respecto. Que unos genetistas de Zúrich habían diseñado un “cabello-espora”, muy similar al helecho, que con buenos cuidados se reproducía solo y poco a poco comenzaba a llenar todo el espacio de la cabeza. Añadió que el hueco de la mollera, por su humedad, sería un buen territorio para comenzar la propagación.
La recomendación me pareció viable y me recomendó con un doctor especialista en la Ciudad de México que tenía la patente del cabello-espora. Le pregunté si el tratamiento sería caro, pues acabo de concluir con mi responsabilidad institucional y no tengo trabajo. Me dijo que sí, que cada pelito-espora estaba valuado en dólares o euros, además que de cualquier forma no podría evitar el sombrero o la cachucha, pues el procedimiento exige sombra y humedad para garantizar resultados.
Todo eso me desanimó. Le dije que no podía permitirme un gasto tan elevado en estos momentos y le pregunté que si no tendría otra opción. Guardó silencio unos momentos y después me dijo:
―Bueno, hay un procedimiento radical. Tiene usted que estar parado de manos por una o dos horas al día, lo que aguante, para que la mollera baje rápido y se acelere la “re-osificación”.
Nunca me he parado de manos y dudo que pueda hacer algo así a mi edad. Pensé inmediatamente en las opciones: contratar un par de fisicoculturistas o levantadores halterófilos que me soporten sujeto de las piernas durante el tiempo prescrito o diseñar algún sostén metálico donde un par de abrazaderas me sostengan desde los pies. No me apetecía andar buscando fisicoculturistas o halterófilos en los gimnasios, pues podrían confundirme con un acosador, así que fui con una amiga, Yesenia, que tiene un taller de herrería y le platiqué mis tribulaciones.
Total, para no hacer el cuento largo mi amiga ya está diseñando la estructura para sostenerme de cabeza y estoy emocionado esperándola en casa. Creo que me veré como aquel Batman interpretado por Michael Keaton, colgado de pies como un murciélago. Les enviaré fotos, claro.
Me dice un ex compañero de oficina, muy dado a las filosofías orientales, que eso puede ser muy bueno no sólo para recuperar la mollera caída, sino también para despertar mis chakras.
Ya les diré si alcanzo la iluminación.

Oración de los últimos meses

Fecha: 9 de noviembre de 2021 Categoría: Casa de Empeños Comentarios: 0
Gracias Dios por todas las experiencias que recibí en estos meses, cuando había mucho en riesgo y la oscuridad casi no dejaba mirar.
Gracias por permitirme conocer el bosque y no sólo el árbol que tenía frente a la nariz.
Gracias por brindarme sensatez en momentos de prueba, cuando pude ceder y dejarme llevar.
Gracias por darme la claridad para decir que no, aún frente a tantas presiones, y también para decir que sí, pero sólo en lo aquello que era justo y necesario.
Gracias por permitirme hacer algo por Colima, aún en medio de tantas tribulaciones.
Gracias por abrirme un pequeño camino en medio de la soledad y el inevitable silencio.
Gracias por darme la fuerza para resistir a la tentación, tanto como a la presión.
Gracias por no dejarme caer en el engaño.
Gracias, también, por no dejarme ir al otro extremo, donde me habría convertido en un malagradecido.
Gracias por dejarme fuera de proyectos y posibles empleos que a la larga me habrían dado infelicidad en lugar de perspectiva.
Gracias por mantener a mis hijas, a mi madre y a mi hermana, así como a toda mi pequeña gran familia en un lugar dotado de sosiego.
Gracias por no dejar que me encandilara con el momento.
Gracias por dejarme seguir sano.
Gracias por brindarme la oportunidad para el reconocimiento y no para la infamia.
Gracias por señalarme otros caminos que llevarán, así lo creo, al lugar elegido.
Gracias por la enseñanza para leer por mi mismo tu palabra y por la oportunidad para pensar en ella.
Gracias por dejarme mirar mi yo de joven y sentir que no lo lleno de vergüenza.
Gracias dejarme conservar a las amigas y amigos que quisieron seguir conmigo.
Gracias por dejarme ser congruente, aún con todos mis errores.
Gracias por permitir que siga trayendo pan a la mesa de mi casa, aún con tantos retos financieros.
Gracias, como ya te lo he dicho, porque sigo sin ser parte de los ingratos, de los oscuros, de los amargados, de los absurdos, ni de los vencidos.
Gracias por todo, de nuevo, mi Dios.